viernes, 16 de septiembre de 2011

Extraterrestres podrían estar hechos de hierro o de silicio


El profesor Lee Cronin se dedica a crear materia inorgánica que pueda replicarse y evolucionar y está convencido de que elementos como el hierro o el silicio podrían ser la base de la vida en otros planetas.
El bioparadigma de la Tierra nos hace pensar que todas las formas de vida del universo deben de estar basadas en carbón, pero esto es solamente algo que aceptamos ante nuestra limitada experiencia en un planeta en un rincón del universo, cuando en realidad la vida podría ser la norma y no la excepción.
Lee Cronin, profesor de química de la Universidad de Glasgow, cree que es posible que la materia inorgánica también haya evolucionado y tomado formas complejas de existencia, al punto de que extraterrestres avanzados podrían estar hechos de elementos como el hierro o el silicio —ambos muy abundantes en el universo.
“Incluso hace unas décadas los científicos creían que la vida era increíblemente difícil de ensamblar de la nada y que éramos un acontecimiento único en la vida del universo. Pero en realidad yo pienso —y no estoy solo en este pensamiento— que el surgimiento de la vida es tan probable como el surgimiento en otra parte. Entonces hay muchas formas de vida en el universo, pero en la Tierra estamos restringidos a nuestro prejuicio por el carbón y la química orgánica porque esta funciona brillantemente aquí.  Si pudiéramos probar que la biología es un fenómeno general, basado no solo en lo orgánico, entonces sabríamos que existe vida en otra parte del universo.
“Lo que estoy diciendo es que todos lo universos pueden cobrar vida, pero lo hacen de diferentes formas.  Y de hecho en este universo habrá vida basada en el hierro o en el silicio —solo que no lo podemos concebir”.
El profesor Cronin se dedica a construir sofisticados mecanismos de células inorgánica que simplemente no existirían en nuestro ambiente con el fin de que estos se autorrepliquen y posiblemente se conviertan en “materia evolucionaria”.
“Estamos empezando a fabricar células inorgánicas en el laboratorio que pueden encapsular reacciones químicas complejas. Lo que intentamos hacer es que estas células se repliquen y básicamente evolucionen para establecer biología inorgánica en el laboratorio. Así que, por ejemplo, si tenemos un material que normalmente se descompondría o moriría bajo condiciones ácidas, lo alteramos hasta que sobrevive y luego lo llevamos a otro ambiente donde hacemos que la temperatura sea muy caliente y hacemos que sobreviva ahí”.
Cronin en su laboratorio juega a Dios, básicamente a animar lo inanimado, infundiendo la chispa de la evolución a la materia inorgánica. Sin embargo, como él mismo dice, tal vez “el universo está cableado para tomar vida a través de la evolución y es una propiedad general de toda la materia del universo”. Todo posiblemente está vivo, cumpliendo un proceso, a diferente vibración y velocidad, de evolución hacia la máxima complejidad: la totalidad del sistema: el universo que toma conciencia de sí mismo.

Fuente: Guardian

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada